06 noviembre 2012

La sombra del viento - Carlos Ruiz Zafón




Título: La sombra del viento
Autor: Carlos Ruiz Zafón
Editorial: Planeta
Año de publicación: 2004
ISBN: 9789504916000
Nº de páginas: 478

Reseña editorial: Un amanecer de 1945, un muchacho es conducido por su padre a un misterioso lugar oculto en el corazón de la ciudad vieja: El cementerio de los Libros Olvidados. Allí, Daniel Sempere encuentra un libro maldito que cambia el rumbo de su vida y lo arrastra a un laberinto de intrigas y secretos enterrados en el alma oscura de la ciudad. La Sombra del Viento es un misterio literario ambientado en la Barcelona de la primera mitad del siglo XX, desde los últimos esplendores del Modernismo hasta las tinieblas de la posguerra.

SPOILERS

Desvarío Caraxiano 

Ruiz Zafón es un narrador clásico, de estanterías altas de pino oregon con ejemplares de encuadernación de cuero y letras doradas. Su narración es pausada con un vocabulario exquisito que se pasea tal cual pavo real a través de sus páginas, pura poesía y elegancia. Estructura perfecta como una estatua griega, como ya dije, un clásico de antaño, tiene olor a viejo aunque el autor no puede ser más contemporáneo. Por todo esto, por su pulcritud y perfección este libro llegó a mis manos demasiado tarde, hubiese llegado a mi 10 años atrás, en mi época García Márquez tal vez, lo hubiese podido saborear como es debido y quizás lo hubiese amado como posesa. Buena historia, me entretuvo pero capturó a medias, no me enloqueció ni engachó como esperaba, no me pasó eso de no poder soltarlo hasta acabarlo, lo he leído con toda calma pero si lo dejaba no lo echaba de menos ni me quedaba el misterio que es el principal móvil de la historia carcomiendo mi intriga y cerebelo. 
De hecho cuando lo comencé, bostecé y me quedé dormida pensaba que no lo iba a poder seguir, no me atraía nada! pero de a poco Ruiz Zafón va tirándote miguitas que agarras gustosa para continuar leyendo por que en si la historia es muy entretenida, pero debo confesar que no me asombró, no me causó vértigo ni me trajo novedad alguna, no me hizo gritar OHHH UHHH UYY NOOO!! ni reír a carcajadas, ni nada, ninguna emoción de esas que se sienten en las tripas cuando lees algo que te agarra. Fermín era el único que me alegraba con su mezcla entre Cantiflas y Papelucho, sólo continué el libro por saber de Julián y alguna de las historias paralelas pero Daniel, el prota no me llegó al corazón. Me ha sido muy predecible.

Este libro tiene tan buenas críticas, mi prima y una amiga lo aman y adoran y me hablaban de su libro favorito por eso yo esperaba encontrarme con algo maravilloso, único y original pero sigo creyendo que es que el libro me ha llegado tarde a la vida porque de este tipo de libros leí muchos muy buenos de autores destacados y renombrados al menos una década atrás y creo que mientras más vieja mi persona, más simplista se ha vuelto mi gusto literario, ya no busco obras maestras.

La carta de Nuria (casi al final del libro), que a todo esto es larguísima en extremo, un libro propio de per se es la única que me agarró del pescuezo y me mantuvo así O.O porque claro es ahí donde la historia se cuenta completa. Lo único que me sorprendió y que no lo tenía predicho fue lo de Miquel al final, en realidad su cuento completo ni lo sospechaba y llenaba los pocos vacíos que tenía yo de la historia. De ahí te pegas al desenlace final que hubiese sido perfecto para mi si hubiese acabado ahí, AHI!!! donde yo ya tenía el grito en la boca y si ahí Ruiz Zafón me hubiese puesto el the end y un pequeño epílogo el libro me hubiese marcado el trauma pertinente para que yo jamás lo olvidase, pero no, luego se gasta en 4 capis/epílogos happy ending de películas.
No podemos negar que tiene elementos de culebrón de media tarde lo que sin duda le da sabor sabrosón y quizás por eso muchas cosas se ven venir desde el comienzo. Me acordé todo el rato del fantasma de la ópera y la locura de Julián fue lo que más me gustó.
Son sus personajes secundarios los que se roban el libro, lo de Daniel es apenas un reflejo, una repetición del destino. Fumero es el perfecto villano de esos que te dan miedo de verdad.
Ya lo acabé y puedo descansar tranquila, sí, lo recomiendo mucho, entretiene montones pero no me ha vuelto demente ni me dejó mella, eso sí Ruiz Zafón escribe maravillosamente como un poeta.




Publicado por Cele ~Evil Onigiri~ en 7:34

1 comentarios:

Pues a mi si me marcó un antes y un después este libro :)) Supuso mi salto de la novela juvenil a la adulta, a buscar algo más en los libros y a deleitarme con un estilo de escritura que solo puede notarse cuando lees a un autor de la calaña de Zafón escribiendo en su lengua materna <3

Publicar un comentario en la entrada

Leemos todos sus comentarios aunque no siempre los contestamos, a excepción que sea una consulta directa.
Muchas gracias por sus mensajes, saludos y opiniones :)