02 noviembre 2012

Los besos no se gastan - Raquel Martos




Título: Los besos no se gastan
Autor: Raquel Martos
Editorial: Espasa
Año de publicación: 2012
ISBN: 9788467038835
Nº de páginas: 288

Reseña Editorial: Esta historia, que no es de princesas, comienza en aquella España setentera con dos cadenas de televisión, casi siempre en blanco y negro. Esa época en la que para vivir una aventura sólo había que bajar a la calle con el bocadillo.
En aquel tiempo tan lejano y no siempre tan feliz, Lucía, con el pelo a trasquilones, y Eva, a la que le encanta comerse crudas las judías verdes, tienen siete años y están forjando una amistad inquebrantable.
Más de treinta años después, Lucía es una implacable directora de recursos humanos que no sabe enamorarse. Eva, al borde de los cuarenta, es una actriz retirada que está hechizada por su hija Lola y atrapada en un matrimonio roto.
Lucía no puede imaginar que Eva le va a pedir el favor más importante de su vida.

Desvarío que no se gasta 
Tuve que dejar pasar unos días para poder digerirlo y reseñarlo. El día que di vuelta la última página las lágrimas no dejaban de correr por mis mejillas, tenía el corazón encogido y todos los sentimientos a flor de piel y me dije: Este no puedo reseñarlo y punto.
La recomendación de este libro la vi en Twitter, de una chica con otro blog de libros que lamentablemente no recuerdo el nombre. La cosa es que el título me llamó la atención, la emoción con que la chica invitaba a leer la reseña y el libro era desbordante, no leí la reseña por mi propia política personal pero el título me quedó dando vueltas y vueltas hasta que hace unos días me dije: ¡Ya, lo leo! necesitaba alimento para el corazón y el pobre quedó empachado.

El libro comienza con este Quote:
“Pero entonces bailaban por las calles como peonzas enloquecidas, y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida mientras sigo a la gente que me interesa, porque la única gente que me interesa está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas." ― Jack Kerouac, On the Road.

Y con sólo esas letras me dije: Marisan.
Corrí como demente al Facebook para decirle a mi mejor amiga que este libro era para las dos. LÉELO,  MARISAN LÉELO POR FAVOR. ¡Y yo con suerte llevaba una página! jajajajaa pero no sé, lo sentí desde el primer momento, una conexión especial con el maldito libraco.
Difícilmente puedo dejar una historia a medias para leerla al día siguiente sobre todo si me ha enganchado, hay personas que van de a poquito con los libros disfrutando cada hoja para que no acabe nunca. Yo no, yo soy bestia, yo devoro libros, hago berrinche de niña pequeña si debo dejar la lectura para después u otro día. ¡Anda el que me vaya a interrumpir o quitármelo de las manos!

De esta historia sólo puedo decir una cosa: PRECIOSA. Muy muy muy emotiva, preparen cientos de pañuelos. Hermosa historia de mujeres, de amigas, de madres, de hijas. Tan real, que una se puede identificar con cualquiera de los personajes sobre todo si ya pasamos los 30 y la vida nos ha dado mil vueltas, de las buenas y de las malas.
A mi me tocó de tan distintas formas, yo no soy española por ende muchas cosas no las viví pero las podía asociar fácilmente con mi infancia en este lado del mundo. A mi también me pasaban la leche de una taza a otra para enfriarla, a mi también...
Y en todo momento me acordaba de Marisan y la amé más que nunca, con nuestros miles y miles de kilómetros de distancia por la fuerza de la conexión entre estas dos mujeres, distintas vidas pero a la vez tantas similitudes y de mi otra amiga de infancia que con ella me tocó vivir lo mismo que una de las protagonistas porque su familia también me acogió como una más y me daban de comer y casi vivía ahí prácticamente porque también yo vivía sola con mi padre.
Así que este maldito libro me llegó hasta el alma, justo ahora que una antigua amiga está sufriendo algo parecido (maldita enfermedad) así que lloré a moco tendido, me abracé, me amé y amé a todas aquellas amigas que han dejado un fuerte rastro en mi vida, recuerdos y vivencias inolvidables, tantas lágrimas y risas. Tanta verdad tenía el libro en sus palabras que volví a vivir toda mi vida en dos horas y aprendí lo más importante de todo: Que los besos no se gastan.




Publicado por Cele ~Evil Onigiri~ en 11:05

5 comentarios:

Cómo me ha gustado la reseña!! También me has emocionado a mí TT_TT. Empecé a leerlo y fue una conexión inmediata con la historia, pero era de noche, tarde, y me dije, mañana sigo... bueno, ayer (ese mañana)la vida cotidiana pudo conmigo, y hoy tampoco voy a poder sentarme tranquilamente a disfrutarlo, lo que me da una rabia horrible... pero de que me lo leo, me lo leo, pero ya!!
Por cierto, buscándolo por internet vi la foto de la autora. Es una periodista que colabora/ba en uno de mis programas favoritos, El hormiguero, en una sección muy graciosa, compararando con el presentador manías de hombres y de mujeres. Ponían un contador de aplausos del público, y solía ganar ella, jajaja

http://www.youtube.com/watch?v=Xacd_eO7Lmk
Me ha gustado mucho tu reseña, la verdad es que no conocía el libro.
Beeeesos
Ufff...
después de leer el libro, me pasó lo que a ti, no podía comentar nada coherente, el final es muy fuerte, qué hartazón de llorar me pegué! Mi marido llegó del trabajo en medio de la lloradera y cuando me vió abrazada al libro ni preguntó, jajaja.

Y... después de leer el libro aún me gusta más tu desvarío, lo reflejaste todo tan bien! No tengo nada más que añadir. Bueno, sí. Gracias, Raquel Martos, por escribir una historia tan bonita, creo que es el libro que más me ha emocionado en todos los sentidos en los últimos tiempos.
Me toca comentar, lo he leido en dos o tres días (no podía parar de leer)y......¡No me ha gustado nada!
no he disfrutado: he sufrido
no me he reido: he sentido nostalgia
no he recordado a amigas: las he echado de menos....
no no me ha gustado, me he sentido mal casi todo el libro, he sufrido muchísimo y eso no me gusta, desde muy al proincipio se palpaba la tragedia.... y la tragedia llegó, yo lloré si mucho...se lo dije a Marisan: paso de estos libros no quiero más!!!!!

Publicar un comentario en la entrada

Leemos todos sus comentarios aunque no siempre los contestamos, a excepción que sea una consulta directa.
Muchas gracias por sus mensajes, saludos y opiniones :)