21 agosto 2012

La declaración - Gemma Malley


Título: La declaración
Autor: Gemma Malley
Editorial: Salamandra
Año de publicación: 2008
ISBN: 978-84-9838-180-1
Nº de páginas: 256
Precio: 15 €(Casa del libro)
El mío gratis en LC

Reseña editorial:  "Me llamo Anna y no debería estar aquí. No debería existir. Pero existo"
Año 2140, Inglaterra. La creación de un fármaco contra el envejecimiento ha permitido vencer la enfermedad y la muerte. Con el fin de evitar la superpoblación del planeta, se promulga la Declaración, ley fundamental que prohíbe a las parejas tener hijos. Las personas que nacen a pesar de esta ley  se denominan Excedentes y no tienen derecho a vivir en el mundo de los Legales, pero, adiestrados correctamente, pueden ser muy  valiosos como mano de obra esclavizada y desechable.
Anna tiene quince años y es una Excedente. Despojada de su apellido, de su pasado y recluida en un centro de internamiento, su vida se reduce a trabajar duro para convertirse en una Empleada Valiosa. Sin embargo, la llegada de un misterioso joven llamado Peter dará un giro radical a su vida, hasta el punto de hacer tambalear el siniestro orden social que la arrogancia y la codicia del hombre han creado.

Desvarío a todas luces sobrante

 Imagina que toda tu vida, hasta donde puedes recordar, ha sido una mierda. Imagina que siempre te han dicho que no vales nada, que no vales para nada, que hasta el aire que consumes lo estás robando a sus auténticos propietarios, los Legales. Que tus padres fueron unos criminales sin dos dedos de frente por tenerte, y que no importa lo que recuerdes de ellos, se cansaron de ti y te entregaron a las autoridades para que al menos sirvieras para algo como esclava. Imagina ese machaque moral día tras día tras día por parte de una psicópata que está a cargo de la Institución en la que has crecido. Añádele una mala alimentación, no pisar nunca la calle y maltratos contínuos, tanto físicos como psicológicos, y tendrás la fórmula perfecta que utilizaban los nazis para someter a los judíos en los campos de concentración. Aún es más duro si tus víctimas son niños, en los que el lavado de cerebro resultante es más efectivo, hasta el punto de que se convierten en las víctimas perfectas, o en réplicas  perfectas de su sádico instructor.
Así ha sido la vida de Anna hasta donde puede recordar, sintiéndose siempre culpable por ser un Excedente de la sociedad, luchando con todas sus fuerzas para convertirse en una Empleada Valiosa, aunque... una puede tener sus secretillos, nop?? no es tan malo tener un diario en el que plasmar tu día a día, verdad??? ni tener un escondite para dicho diario. Aunque eso te haga sentir aún más culpable y desagradecida, llega un momento en el que no puedes prescindir de esos pocos minutos propios al día.
Pero todo cambia cuando llega un nuevo inquilino/recluso a la Institución, Peter, un Excedente raro entre los suyos. Ha sido capturado ya entrado en la adolescencia, cosa inusitada, y no tiene la actitud propia de los de su clase: provocador, desafiante, valiente y sobretodo, no hay nada de humildad ni culpabilidad en su actitud. Nada más llegar busca a Anna y le dice algo impensable: "Te llamas Anna Covey, y he venido a por ti." Anna lucha contra él para seguir en su "cómodo" refugio, en todo lo que conoce y que la ha rodeado siempre: los castigos físicos y mentales, la represión, las acusaciones... es un terreno que conoce y en el que se sabe defender, porque... ¿qué pasaría si fuera verdad lo que le ha dicho Peter? ¿qué pasaría si Peter tuviera razón cuando afirma que ellos, los jóvenes nacidos en clandestinidad, tienen más derecho sobre la Tierra que estos Legales eternos, que ya han consumido de sobra su tiempo de estancia en el mundo, y que no tienen más mérito para ello que haber nacido justo cuando se descubrió el medicamento milagroso llamado Longevidad?
Pues que la tierra temblaría bajo tus pies, y ya no sabrías quien eres, ni en quien confiar, ni cómo manejarte en esta nueva realidad...

Me ha encantado esta novela (que hoy mismo descubrí que tiene secuela, La resistencia, aún no editada en español). Me ha hecho pensar mucho, que creo que es fundamental cuando lees una distopía, porque... ¿a quien no le gustaría que hoy mismo se inventara una pastillita para vivir eternamente y sin enfermedades? pero... ¿nos hemos planteado lo que ello conllevaría? Cuando llevas viviendo cien, doscientos años... no te entra aburrimiento?? nadie se arriesga porque el castigo es muy grave: perder la vida eterna, así que todo se vuelve monótono, gris, vacío... y no hay un relevo generacional que le dé alegría  a la vida, ya no hay niños en ningún sitio, y los pocos niños Legales que hay (sus padres han firmado la Exclusión de la vida eterna a cambio de poder tener un hijo) se ven más como una amenaza a su inmortalidad que como el renuevo necesario de la vida.

Me ha gustado mucho uno de los personajes secundarios, la señora Sharpe, que ante los Excedentes se empieza a plantear su vida eterna aparentemente feliz y sin preocupaciones...¿quien quiere vivir eternamente en la indiferencia de un matrimonio que ya dura ochenta o noventa años, y ante la ausencia de una hija demasiado ocupada con su vida para cruzar el Atlántico para ver a su madre desde hace diez años? Las partidas de bridge, tomar el té con las amigas y las rutinas de su vida se le empiezan a antojar más como una cadena perpetua que como una eterna felicidad.

La autora tiene el mérito de contar cosas muy fuertes sin que lo parezcan, sólo al reflexionar sobre la novela te das cuenta de que el aparente tono juvenil empleado al ser los dos protagonistas adolescentes esconde una narración muy dura, pero no te produce ese efecto cuando lo estás leyendo. La evolución de Anna, la lucha interior que sostiene durante toda la novela, está muy bien reflejada, es muy realista. El final, sorprendente (últimamente voy de final sorprendente en final sorprendente, jajaja, creo que lo hago adrede, ponerme una venda en los ojos para no imaginar nada). Esperaré expectante la continuación, O.O.


Desvarío de Midnight Vampir

Eres una carga para la Madre Naturaleza.
En una sociedad que ha encontrado la inmortalidad, se debe elegir: ser inmortal o tener hijos. A los hijos de aquellos que han elegido la inmortalidad se les llama Excedentes. Son educados en "centros especiales" para que en un futuro sean Empleados Valiosos", una especie de esclavos.
Anna es una Excedente que dentro de 6 meses será una Empleada Valiosa. Pero entonces aparece Peter, y empieza a hablar sobre los padres de Anna. Ésta está muy confundida, y pronto empieza a descubrir que muchas de las cosas que dice Peter son ciertas.
Pero ella es simplemente tonta, y tozuda como una mula. Jod**, si alguien te expone la manera de escapar y está todo el santo rato protegiéndote... *Aullido de rabia y frustración*
Anna no quiere sentir nada, no quiere arriesgarse nada, quiere vivir de una manera en la que no tenga que hacer nada que provoque la furia de los Legales. Es como un caballo bien entrenado. No se cuestiona nada, no piensa en las órdenes. Estoy completamente segura de que si le pidiesen que lavase el suelo con la lengua lo haría al instante.
Y llega Peter y claro, se lo encargan a ella. Y se nota la atracción a...años luz de distancia.
Y venga a defenderse y a romper reglas el uno por el otro. Si es que está todo el santo rato "venga, bésense ya!".
Otra cosa, entre Excedentes está prohibido tocarse si son de distinto sexo. Es más, las niñas cuentan historias sobre lo que pasa si un Excedente rompe las reglas, o si los Excedentes tienen hijos (salen bicefalos y se comen a sus padres, jajaja)
La directora del Centro tiene un secreto, que hace que no pueda ver a un Excedente contento sin sentir rabia. Un secreto que la hace decir que no tienen derecho a sentirse bien. Los profesores pegan palizas a los Excedentes sin que se les recrimine nada.
Y una cosa queda clara: todos los Excedentes harían lo que fuera preciso para que se les concedan privilegios. Llegando al punto de traiciones o abusando de otros Excedentes, aunque esto último es más fruto de lo traumático de la situación que el hecho de que la mayoría son unos auténticos... (censurado)
En fin, es un libro muy interesante, pero frustrante hasta la saciedad.





Image and video hosting by TinyPic
Publicado por marisan en 13:37

2 comentarios:

No suelo leer literatura juvenil, pero una compañera de trabajo me recomendó este libro,así que me animé a leerlo y la verdad es que me alegro muchísimo de haberlo hecho, pues me resultó una lectura de lo más interesante que me hizo pensar y plantearme un montón de cuestiones... Muy buena reseña por cierto.Un beso!
Acabo de leer "La Declaración" Demasiado corto, termina muy rápido. Me gustó, quiero más. Sin embargo son los personajes secundarios los que más llaman la atención, Pincent sobre todo, aquel personaje la cagó. Este me ha gustado más que Delirium y The Giver, no pierde el tiempo en amores adolescentes y me es mucho más concreto y consistente que la historia de Jonás, menos infantil. Me gustó, sip.

Publicar un comentario en la entrada

Leemos todos sus comentarios aunque no siempre los contestamos, a excepción que sea una consulta directa.
Muchas gracias por sus mensajes, saludos y opiniones :)